Saca al niño que llevas dentro

Hace un par de semanas os hablaba de una nueva tienda que habían abierto en Ronda y de un par de vestidos que me regalaron mis padres aprovechando una oferta que tenían en ese momento de 2X1 (clic!). Pues bien, aquí está ese segundo vestido, o peto más bien. ¡Espero que disfrutéis de las fotos y contenido!


El peto traía también un tanktop azul claro con brillito, a juego con el color de los lunares que lleva el estampado, pero he de decir que me picaba horrores el tejido. Quizá en otoño que no hace tanta calor me lo pueda poner.

Lo que son los tirantes me los tuvo que acortar mi madre. No sabía si ponerlos cruzados o como veis en la foto. Al final me gustó más así.





Parece que hoy día, cuando todos tenemos al alcance más que nunca las tendencias, mil estilos por llevar y se supone que somos más abiertos mentalmente, es cuando más borreguismo vemos por las calles y menos originalidad a la hora de vestir, peinar, y no digamos de pensar y actuar. Cuando deberíamos simplemente dejarnos llevar y guiarnos por nuestros propios instintos y gustos, sin importar el qué dirán, sin etiquetarnos, porque, en realidad, nadie tendría porque decir nada de nadie, tan sólo respetar que hay tantos gustos como personas en el mundo de los cuales podemos aprender siempre algo.

Además, parece que por llegar a una edad hay que dejar de llevar ciertas cosas y empezar a ponerse otras, a las que normalmente catalogan como "más serias/formales". ¿Qué queréis que os diga? Hace un tiempo leí una frase que decía algo así como "lo contrario de divertido no es serio, sino aburrido". Y creo que tiene toda la razón. Yo puedo ser una persona madura, seria (que lo soy y mucho), profesional, pero eso no resta que también sea divertida, alegre y algo "loca" como me dicen siempre mis amigas. Y esa parte de mí también necesito reflejarla de algún modo con lo que elijo ponerme cada mañana.

Por todo ello, ese día tenía ganas de divertirme más que nunca con la ropa y, como digo, sacar a la niña que llevo dentro despreocupada y sonriente. Por eso escogí los calcetines de purpurina, la blusita con volantes y las creppers rojas que quedan un poco como los zapatones de los payasos (un poco irónico cuando la verdad es que me aterran). 

Y de accesorios, mi bolso de sandía que últimamente nunca falla.

Puede que os parezca que vaya disfrazada, pero en mí despertaba justo el sentimiento contrario. Porque cuando una va vestida con algo que sabe que no es "su royo", se nota así, como con un disfraz, pero ese día os puedo asegurar que me sentía más "yo" que nunca.

Creo que la clave para crear un look "más alocado" y que quede bien está en saber elegir los colores, y en este caso, yo no me salí de los rojos-rosas y azules. Es decir, dentro de lo "friki" del outfit, iba perfectamente conjuntada y eso es innegable :P

¿Cómo lo hubierais combinado vosotras? ¿Qué pensáis sobre este tema que he querido tocar? Un besito de gigante. Nos vemos muy pronto.



Blusa/Blouse: Blanco
Calcetines/Socks: Calzedonia
Zapatos/Creepper shoes: mercadillo

Comentarios

  1. Me encanta el look y estoy totalmente de acuerdo contigo, siempre es bueno inyectarle un poco de alegría a la vida y la ropa es un buen lienzo.
    Que pases un buen dia guapa,
    Johanna ❤
    http://www.dreamscolorsandglitter.blogspot.com

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Anímate a dejar un comentario molón, me encanta saber cuál es vuestra opinión en todo momento. En cuanto pueda te respondo :)

I hope your cool comment! I love know all your thoughts. I'll answer you as soon as I can :)

Entradas populares de este blog

Cosplay enfermera Silent Hill: Cómo hacerlo

Back to school outfits