Pelo corto ¿Sí o No?

¡Hola! ¿Cómo habéis iniciado la semana? A mí me está rondando la cabeza la idea de cortarme el pelo desde hace varios días. Y no sé qué hacer. Así que hoy os voy a hacer un repaso de mi historial capilar y a ver qué opináis vosotros :)




Bueno, todo comienza cuando era un "coquito" como diría mi padre. Que yo recuerde, siempre he tenido media melenita, hasta que llegaba el verano y me cortaban el pelo a lo tazón entre mi madre y mi tía, cada una por un lado.


Luego recuerdo que a los 8-9 años me lo cortaron muy corto, como a un niño, y estaba HORRIBLE. Porque, no era un corte "moderno" ni tampoco creo que le pegase a una niña tan pequeña un corte así, del cual voy a obviar documentación fotográfica, porque realmente me daba vergüenza. Entonces comencé a dejarlo largo y en el proceso, lo volvía a tener con una media melena, pero con todas las puntas metidas hacia dentro. Entonces al gracioso de mi hermano le dio por llamarme "champi" (porque parecía un champiñón).


Como ya estaba cansada y además empezaba el instituto (ya era "mayor" para tomar decisiones sobre mi propio pelo), empecé a dejármelo largo y tal era mi obsesión que cometí los dos errores más grandes y comunes en estas situaciones: 1. no sanear las puntas cada X meses y 2. utilizar las planchas día sí tarde también sin usar productos protectores ni mascarillas. Y así empezó a crecer y crecer hasta que a mis 17 años me llegaba por debajo del pecho (lo más largo que lo he tenido). Eso sí, achicharrado por completo.

no tenía una imagen mejor... jajaja maldita adolescencia
Entonces, uno o dos años después, decidí que me lo cortaría de nuevo para sanearlo por completo. Creedme, no fue una decisión fácil. Y sí, lloré mucho. Ese verano lo llevaba justo a ras de la oreja. Aunque he de decir que me sentaba bastante bien. Y comencé a dejarlo crecer de nuevo. Pero a partir de entonces iría una vez cada 3 meses a sanearlo en la peluquería (ahora voy cada mes-mes y medio si puedo), a no utilizar planchas y secadores a menos que fuera imprescindible y a utilizar mil productos para hidratarlo y mimarlo.


Y por fin, unos años después volvía a tener esa media melenita. Durante ese tiempo había veces en que maldecía haberme cortado el pelo, y otras en las que me alegraba. Imaginaos, con mi pelo natural que volvía a crecer ondulado y el corte a ras de la oreja, sin querer peinarlo con planchas ni nada... Un HORROR. Pero oye, conseguí tener el pelo más sano, fuerte y brillante que nunca.

El tema flequillo ni lo menciono porque para mí es algo cíclico. En otoño me lo suelo cortar recto para "cambiar de look" y conforme va apretando el calor en primavera me lo dejo crecer para poder recogerlo con facilidad en verano y que no se me engrase la frente. Y luengo en otoño otra vez a empezar.


Y justo cuando empecé la carrera, mi vena pelirroja volvió a salir a la luz tras muchos años dormida en lo más profundo de mi mente y mi corazón. Sobre esto sí que os he hablado en numerosas ocasiones, pero por si llegas de nuevo y no sabes nada, o no lo recuerdas, aquí hago un repaso exprés. 

Empezaron a invadirme dudas sobre si teñirme de pelirroja o no (que no de color rojo...). Pero claro, no quería tirar por tierra tanto sacrificio por conseguir un pelo 10.

Primero pensé en teñirme solo las puntas, porque se empezaban a llevar las puntas de colores al igual que las mechas californianas. ¿El problema? Que con mi castaño oscuro apenas iba a agarrar si no me echaba un decolorante... De todos modos, me pringué en el asunto (y a mis compañeras de piso) para teñírmelo. ¿Resultado? A la luz se veía un ligero reflejo rojizo en las puntas. Pero no era suficiente.


Luego, y a raíz de esta moda de las puntas, empezaron a salir mil inventos al mercado para hacértelo tu misma en casa de manera temporal con tizas pastel que ya os conté (clic!)


Al final decidí en teñirme en casa (aun sin decolorantes) pensando que cuando me tiñera cada mes, el color se asentaría sobre el tinte previo. Desde ya os aviso que eso no funciona. Y aunque en las fotos se me ve algo rojo, ni era el tono que buscaba, ni se veía así al natural.


Y mientras tanto el pelo continuaba creciendo mimado y cuidado hasta el punto en el que, sin darme cuenta, lo volvía a tener justo bajo el pecho (¡YUHUUU!!).


Y tras muuuchos meses pensando y experimentos acabados en el fracaso, decidí ponerme en las manos de un profesional. Acudí a una peluquera en el pueblo de mis padres. Fue un tanto de improvisto... Pero por fin tenía el color que tanto anhelaba. De esto os hablé en este post (¡clic!).


Fue entonces cuando empecé mi aventura con los tintes y las decoloraciones en casa. Solo me hacía las raíces para no estropear tanto el pelo. Haced 'clic' aquí para saber más del tema.


De repente un día me dio la vena (soy muy de "impulsividades") y decidí buscar un tutorial para cortarme el pelo como Alexa Chung... En serio, si queréis cualquier tipo de corte, id a un peluquero. Por muy bien que creáis que os lo hayáis hecho vosotras mismas, lo único que conseguís hacer es maltratarlo cada vez más...


Y de hecho, al final tuve que acudir a mi peluquera de confianza para que arreglara el estropicio como mejor pudiera. Y con respecto al tinte... cada vez que me veía le iba a dar algo por la salvajada que me estaba haciendo, aunque yo no quería verlo.


El pelo me volvió a crecer hasta poder dejarlo recto de nuevo. Y entonces en mi cabeza se encendieron las bombillas y me vino la fantástica idea (esta vez sin ironías) de empezar a echarme un tinte más natural en mi peluquería, aunque con ese toque cobrizo, para empezar a sanearlo, porque, otra vez, lo tenía achicharrado. Y de ello también os hablé aquí (¡clic!).


Aquí me veis en el coche de mis padres el día que nos dirigíamos a Antequera para mi graduación. Se nota bastante el cambio, que es como más o menos lo he ido manteniendo hasta ahora.


Y una foto más actual es esta de la feria de Ronda de este año. Ahí se me ve el pelo más claro porque lo llevaba recién lavado sin secar. Ese es mi largo ahora. La buenorra morena que está a mi lado es mi mami :P


Y ahora es donde os planteo mi duda. Me gustaría hacerme un corte pixie, que viene a ser como el corte de "hada" (justo como lo llevaría Campanilla). Me gusta mucho porque lo veo muy femenino, sexy y muyyy sesentero.


Creo que el hecho de tener la cara redondita no será un impedimento para que me siente bien (si no mirad a la Mulligan). Además, hice el test para saber si te quedaría bien el pelo corto y lo he superado (haced clic aquí si no sabéis de qué se trata).

Peeero creo que sería un cambio demasiado radical. Así que seguramente me lo vuelva a cortar a la altura de las orejas, a lo Cleopatra como hace ya años, y si me voy animando pues iré rebajando cada vez más.


¿Vosotros que haríais en mi situación? La verdad es que estoy cansada ya de pelo largo, y para lo único que me sirve, que es para recogerlo en un moño de forma rápida o hacer peinados más elaborados, pues tampoco lo veo una supermega ventaja abismal. La suerte que tengo es que ya sé cómo me queda a la altura del hombro y me gusta. 

Bueno no os entretengo más. Decidme, pelo corto ¿Sí o NO? ¡¡Espero vuestras respuestas!! Un besazo grande :)

Comentarios

  1. Ay!! Aunque te digas champiñón.... Me encantaba cuando tenías esa melenita cortita cortita al ras de las orejas!
    La verdad te encanta arriesgar y cambiar... te admiro por ello jaja porque para mí haberme cortado 4 dedos y medio para la gradu fue un logro... (ya lo vuelvo a tener igual de largo que entonces... jeje...) Pero sí también me dan esas "venates" de querer cambiarlo! Así quee te animo a que cambies pero antes del drástico aunque también muy muy mono, adoro ese corte para las mujeres me hace verlas más seguras de sí mismas! También me qedo con el de la melenita! Un beso gigante M !!!!!! :D

    Be* jeje Ü

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola guapa! Se me hace raro que me escribas por aquí, jaja :D
      De momento tiene todas las papeletas de ganar cortito justo por encima del hombro, luego ya se verá jeje

      Un besazo, espero que todo te vaya genial :)

      Eliminar
  2. ¡Qué valor! Un corte así da mucha personalidad, pero creo que elegiría un peinado un poco más largo que el de las fotos de referencia, como a la altura de las orejas (yo es que soy una cagueta para estas cosas jajaj).
    De todas formas, si te apetece hacer un gran cambio, recuerda que el pelo vuelve a crecer, así que adelante!

    Wonder Nana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que cada vez tengo más claro que de momento me haré media melenita a la altura del hombro, ya veremos cuando pasen unos meses si me animo con el 'pixie', porque hay que tener valor para eso además de ganas jajaja
      Un beso, gracias por comentar :)

      Eliminar

Publicar un comentario

Anímate a dejar un comentario molón, me encanta saber cuál es vuestra opinión en todo momento. En cuanto pueda te respondo :)

I hope your cool comment! I love know all your thoughts. I'll answer you as soon as I can :)

Entradas populares de este blog

Back to school outfits

Cómo organizar el armario