Priego de Córdoba (Parte I)

¡Hola! Aquí estoy de vuelta. ¿Qué tal estos últimos días? Como ya os comenté, esta semana he reanudado las clases de la facultad, y de momento todo genial. Están ocurriendo algunos cambios, los cuales muy pocos saben lo contenta que han hecho que me sienta. Así que por mí todo está fenomenal. En el piso nuevo seguimos sin internet y con la duda de si contratarlo o no. Así que intentaré dejar los posts programados para que se suban fijos los lunes (a veces martes) y viernes, como llevo intentando haciendo estos meses anteriores. También quiero ponerme las pilas con las traducciones al inglés, que ya os habréis dado cuenta de que hace muchísimo que solo me ciño a escribiros en español últimamente.

Entre este post, y otros dos que ya tengo casi listos, quería enseñaros el pueblo en el que estuvimos la semana pasada de escapada mi chico y yo, desde el jueves hasta el sábado, Priego de Córdoba. ¿Queréis verlo? :)

Fuente: Turismo de Priego de Córdoba

Primer día. Llegada y paseo

Para llegar a Priego no tuvimos ningún tipo de dificultad, la carretera estaba muy bien indicada y el viaje de dos horas pasadas apenas se nos hizo largo de lo bien que íbamos. Eso sí, tuvimos que tirar del gps para encontrar el hotel, y entre soltar maletas, etcétera, nos dieron casi las tres de la tarde cuando ya dijimos de salir.

Nos alojamos en la Hospedería San Franciscogracias a una oferta que encontré a través de Groupon hacía ya meses. Nada más llegar, me sentí "como en casa", porque la estética y el ambiente eran muy parecidos a los de mi universidad, a la que considero como tal. Esta hospedería era el antiguo convento de San Francisco (de hecho, la iglesia queda justo pared con pared y está abierta a todos), por lo que el edificio en sí guarda su buena parte de historia a pesar de haber sido reformado.




La recepcionista del hotel nos dio un mapa y nos indicó las zonas turísticas. En un principio daba una sensación de que aquello sería enorme y que no nos daría tiempo a ver ni la mitad de los lugares. Pero al contrario, todo quedaba al lado de todo. Así que en un par de días, como fue nuestro caso, podréis disfrutar de todo lo que Priego ofrece.

Lo que debéis tener en cuenta son los horarios de los monumentos y museos, pues muchos cierran a las seis de la tarde. Cuando nosotros terminamos de comer eran ya casi las cuatro, y entre el café y el remoloneo, preferimos dejar ese día para dar un paseo por nuestra cuenta sin atender mucho al mapa.

Visitamos varias iglesias.
Las columnas salomónicas que veréis en la primera foto (en la segunda planta), me llamaron bastante la atención, no sólo en esa iglesia, sino en la mayoría de casas señoriales heredadas que podéis encontrar a lo largo de las calles de Priego. Y de la última (declarada monumento nacional), la figura del profeta Elías en la torre de la cúpula que la corona.

Iglesia de Nuestra Señora de la Aurora

Iglesia de Nuestra Señora de las Mercedes

Iglesia del Carmen

Durante el paseo, quisimos desmarcarnos un poco de la zona turística y ver cómo es Priego en sí. Y, entre otras cosas, dimos con el ayuntamiento, que estaba decorado para la noche del carnaval que se celebraba ese mismo fin de semana.


Y lo único que visitamos a nivel turista fueron El molino de la puerta y los Jardines de las Infantas, que están prácticamente unidas. la verdad es que, aunque nos gustó, había que echarle algo de imaginación al lugar, porque se veía un poco abandonado. Me imagino que en primavera será otro cantar...

La base que veis sobre los tres arcos era una escalinata, que me imagino que por ahí circularía el agua, hasta caer abajo en el estanque.





Aquí me tenéis con el outfit que elegí para viajar en el coche y patearnos aquello por la tarde. Llevaba un vestido bodycon de algodón en burdeos y mi cazadora de cuero bajo el chubasquero (al final ni llovió) para ir más abrigada. 

Llegamos pronto al hotel y nos preparamos para ir a un restaurante que quedaba cerca de allí (La Ribera), ya que la oferta de Groupon nos incluía un vino o cerveza junto con una tapa. Si vais allí, os lo recomendamos 100%. Desde fuera puede dar la impresión de ser algo caro, pero PARA NADA. Nos quedamos alucinados por los precios tanto de las tapas como de las raciones, y además, eran enormes (y estaban riquísimas). Nosotros, tras la oferta gratuita, decidimos quedarnos allí a seguir tapeando para acabar la cena, y fue un total de menos de 10€ entre los dos. 

Para ese momento me apetecía ir algo más arreglada, eso sí, pasando de tacones, que los suelos de piedrecitas no son nada recomendables para moverse por allí por muy cerca que quede todo...



Y aquí acaba ese primer día. No hicimos mucho, pero tampoco nos hubiese dado tiempo a más. Eso sí, nos dejó un buen sabor de boca y deseábamos despertar al día siguiente para empezar nuestra visita a fondo.

Continuará...  ;)

*Outfit de día // Day outfit:
Vestido/Dress: Shana
Chubasquero/ Rain-coat: Pull&Bear (New, in sales!)

*Outfit de noche // Night outfit:
Blusa/Blouse: ZARA (F/W 2014-15)
Chaleco de pelo/Faux fur vest: ZARA
Skort: Stradivarius
Cazadora/Leather jacket: Morgado piel

Comentarios

Entradas populares de este blog

Back to school outfits

Cómo organizar el armario