Cambio de look

Normalmente solemos pensar y caer en un cambio de look a la vuelta de Navidad... Ya sabéis, "año nuevo, vida nueva". Sin embargo, necesitaba algo así desde hacía unos meses. Y mi pelo me lo estaba pidiendo a gritos. 



Paradójicamente muchos comentarios que he recibido últimamente por el blog y demás rrss han sido con respecto de lo mucho que os ha gustado el color de mi pelo. Pero nada tiene que ver la realidad con lo que en las fotos veis.

Para que os hagáis una idea, hasta hace poco era algo así: raíz natural en castaño muy oscuro, seguido por dos dedos de rojo intenso, anaranjado, rubio oxigenado, anaranjado de nuevo y rojizo apagado en las puntas. Eso por no hablar de lo seco y quemado que estaba.


Tras esa primera experiencia en la peluquería salí muy contenta. Conseguí el color deseado de una vez y el cabello apenas sufrió tanto como me esperaba. Durante el invierno continué aclarando las raíces sólo y tiñéndolo desde casa.

Pero una vez llegado el verano fue la perdición. No he pisado apenas la piscina-playa este año, pero ha sido lo suficiente como para que el pelo cada vez se fuera aclarando y achicharrando más y más. Hasta llegar a un punto en el que ni las cremas, sérums, aceites ni ningún producto me rehidrataba el pelo como era debido. Ni siquiera sanearlo cada dos meses sirvió...

Así que decidí cortar por lo sano. Hace una semana anunciaba que me cortaría las puntas todo lo que fuese necesario. 5 dedos fueron para ser exactos. 


Y justo esta tarde volvía a pasar por mi peluquería de confianza donde me deje en manos de ellas al 100% Y como siempre, estoy muy contenta con el resultado.

Lo primero que teníamos que arreglar era el color de base, ya que al tener varios tonos mezclados y con el pelo "rubio" debajo por los decolorantes, era muy importante conseguir un color unificado de raíces a puntas algo más natural. Y de esta forma, las siguientes ocasiones en las que acuda para volver a echarme el tono deseado pueda agarrar bien sin que se empiece a aclarar tan exageradamente  de nuevo.

El color de ahora, aun siendo de fantasía también, es un color cobrizo más oscuro. Mi idea es lograr algo más natural, casi un castaño medio con toques cobre.

De momento, este ha sido el primer paso. ¡Hay que recuperar el daño causado durante tantos meses! Espero que os guste tanto como a mí. Y sí, he vuelto a las andadas con el flequillo... ¡a ver lo que me dura!


Desde mi experiencia os recomiendo que, si deseáis un color diferente, exagerado, da igual el que sea, lo hagáis sin miedo. Pero siempre desde las manos de los profesionales. Porque además de obtener un acabado perfecto (como lo tuve yo la primera vez), conocer los consejos que os puedan dar de primera mano y seguirlos al pie de la letra para no dañar el cabello.

¡Un beso a todos!

Comentarios

  1. Me gusta mucho tu cambio, se ve muchisimo mas sano y natural. Me gustaba tu poelo antes, pero viendo ahora la diferencia, me quedo sin duda con este. El flequillo te sienta muy bien! Un beso guapa!

    http://crisisbeauty.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad es que me gusta más los tonos anaranjados, pero mi necesitaba ya un buen arreglo... Me alegra que te guste el cambio ^^
      Besos!

      Eliminar

Publicar un comentario

Anímate a dejar un comentario molón, me encanta saber cuál es vuestra opinión en todo momento. En cuanto pueda te respondo :)

I hope your cool comment! I love know all your thoughts. I'll answer you as soon as I can :)

Entradas populares de este blog

Cómo combinar tus slingback

In a plastic world

Qué me pongo en Semana Santa 2017

La cocina de tus sueños

¿Qué me pongo en primavera? (Bodas, Bautizos y Comuniones)